Es necesario disponer de profesionales formados para que el Big Data y el Business Inteligence sean en Canarias una industria en sí misma

Carreras profesionales y empleabilidad

Francisco Rodríguez Álamo, director de ingeniería del Instituto Tecnológico y de Energías Renovables de Canarias (ITER)

23 Ago 2017


Eventos

Ver eventos

Según un informe del BBVA, el mundo se inunda de datos a un ritmo de incremento del 40% al año, ¿están las empresas canarias aprovechando todo este torrente de información?

“Sólo un reducido número de empresas y administraciones públicas aprovechan este torrente de información. De hecho, es bastante habitual no ser conscientes de que se están generando y almacenando esta gran cantidad de datos, ni mucho menos cómo sacar partido de ellos”.

También hay previsiones, por parte de Telefónica, de que la revolución Big Data puede aportar a la economía más de 200 millones de euros en el 2020, acelerar la productividad medio punto en los próximos 10 años y, sobre todo, crear más de 4 millones de empleos en este ámbito, ¿es un buen momento para apostar por el reciclaje o la formación en este terreno?

“Este es el momento adecuado para apostar por esta formación. El tratamiento de los datos se facilita gracias al aumento de los servicios de Deep learning y almacenamiento que existen en la nube, pero es necesario que haya profesionales que puedan diseñar las estrategias de aprovechamiento de estos datos, desde su generación hasta su uso para mejorar la inteligencia de los procesos”.

A día de hoy, ¿hay escasez de profesionales en Canarias en áreas claves para los próximos años como Big Data, Business Inteligence y Business Analytics?

“Sí, aunque también, en paralelo a la formación de estos profesionales, hay que fomentar el uso de este tipo de tecnologías entre las empresas canarias. Este uso será imprescindible para mantener la competitividad frente a la globalización. Igualmente, es necesario disponer de profesionales formados que permitan tomar el Big Data y el Business Inteligence como una industria en sí misma”.

Se habla mucho sobre transformación digital en la empresa privada, pero, ¿cómo va la Administración Pública en este sentido? ¿Qué pasos se han dado y cuáles son los retos más inmediatos?

“La administración es consciente de la necesidad aumentar la transparencia de su gestión. Está obligada a implementar técnicas de tratamiento masivo de datos si quiere continuar mejorando los servicios públicos sin incurrir en grandes costes, especialmente en sectores como el sanitario”.

Bajo la etiqueta millenial se ha querido definir a personas que piensan y trabajan en digital, pero parece que hay un especial empeño en que estos valores y habilidades sean patrimonio de una determinada edad, ¿de verdad algún profesional, independientemente de su edad, puede permitirse el lujo de quedarse al margen? ¿Los jóvenes están realmente formados para el cambio que se está produciendo?

En general, los jóvenes ven el uso de la tecnología como algo natural en todos los aspectos de su vida diaria. Se encuentran en contacto permanente a través de un uso muy intensivo de las redes sociales. En ese sentido, las nuevas generaciones son uno de los orígenes de la “explosión de datos” que ha ocurrido en los últimos años. Su actividad genera miles y miles de datos en la red. En este sentido, será más sencillo para ellos entender los conceptos detrás del tipo de datos y cómo se pueden aprovechar para mejorar los servicios que se les ofrecen. Sin embargo, se debe de hacerles llegar la necesidad de mejorar la formación en materias básicas para que sean capaces de establecer las estrategias de aprovechamiento de datos”.

¿Qué sectores en Canarias están liderando la revolución de los datos? ¿Qué ejemplos puede ofrecernos en su sector?

“Existen sectores, como el turístico y viajes, en los que disponer de buenas herramientas para el procesado y análisis de una gran cantidad de datos, conlleva una clara ventaja competitiva dentro del sector. En el sector de la energía y la sostenibilidad se encuentra una gran oportunidad para el desarrollo de estas técnicas. La implantación de esquemas de generación distribuida, un mix energético con una incorporación masiva de fuentes renovables o tecnologías de almacenamiento energético, sólo serán posible si se dispone de sistemas inteligentes que sean capaces de procesar ingentes cantidades de datos en tiempo real”.

¿Qué espera trasladar o enseñar a los estudiantes en este Máster de Big Data y Business Analytics?

“Es importante que los estudiantes conozcan de primera mano el panorama tecnológico que se abre en el campo de la aplicación de estas técnicas. Que se conozca la “vida de los datos”, desde dónde se generan hasta el momento en que se convierten en una poderosa herramienta que permita la toma de decisiones. Que sean capaces de identificar las fuentes de datos relevantes en sus organizaciones, y qué pasos deben de seguirse para sacarles el máximo partido. En el Máster espero poder proporcionar los “mapas” que puedan guiar a los estudiantes en este camino”.